Casco viejo

La configuración del Casco o “Burgo vello” de Melide responde a un trazado medieval, de pueblo estructurado en torno a una calle principal alargada, entre el “Castelo” y la antigua Iglesia Parroquial de San Pedro (hoy destruida).

Esta vieja e histórica calle, actuaba como eje vertebrador de Melide en los siglos bajomedievales y de la Edad Moderna, por eso en ella se asentaban los principales edificios públicos, recogidos en las fuentes documentales: Casa das Balanças donde se regulaban los pesos y medidas,  Casa de la Sal o Alfolí, Casa del Estanco del Vino, Casa del Pichel Verde (que podría ser una taberna, almacén de vino o taller para hacer picheles o medidas para sacar el vino), Casa da Carnecería donde se despachaba a carne, Casa de Romay y Mesón en la que tuvo  su taller el escultor Francisco de Castro Canseco, el Mesón Grande y una Cassa del Templo (propiedad de la Orden del Temple), además del antiguo Hospital de San Pedro, documentado en el año 1205. También se refieren casas concretas de clérigos, zapateros, sastres, toneleros y jueces, lo que denota el papel que desempeñó esta calle a lo largo de su  historia, además de ser esta una de las dos variantes urbanas del Camino de Santiago, una vez que los peregrinos atravesaban la Puerta de San Pedro situada en el inicio de la calle.

Durante la Edad Media la villa estaba circundada por una cerca de piedra en la que se abrían seis puertas, no conservándose en la actualidad ninguno de estos elementos, tan solo la configuración de las calles, algunas de ellas estrechas e intricadas como es propio de los cascos viejos de origen medieval.

Una de las puertas de la muralla medieval, conocida como Puerta de Abeancos se abría en la actual calle Alberto Lafuente, entre la Pensión Esquina y el Bar Liñares y por ella entraría el Camino Real que venía de Ourense. Aparece nombrada en el Tumbo de Sobrado en los siguientes términos: “año de 1587… una casa en Mellide… con su alto y baxo y el cillero a la puerta de Abeancos…”.

En el mismo solar en el que se edifica en la década de los 70 el inmueble de la Pensión Esquina, existía anteriormente una antigua taberna y casa de comidas que se conocía como “Taberna de Dentes” o “La Farmacia de Guardia”. Esta antigua taberna permanece en funcionamiento desde la década de 1930 hasta el año 1977 fecha en la que abre sus puertas el Bar Esquina.

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Cómo configurar el navegador. Pinche en el siguiente enlace para mayor información sobre la poítica de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies